Momento 44

Nadie más que ella podía saber qué eran los Ataque de Pánico, felizmente Reynaldo había podido ser un soporte importante en su momento y la Agorafobia no se había “instalado” en ella… su nombre Raquel (37) …
La primera vez qué pasó fue en un avión, acababa de recibir un snack de la aeromoza, que por cierto era muy bella, incluso intercambiaron miradas, hacía un tiempo que Raquel estaba cansada de los hombres y deseaba darse permiso para dejarse impactar y ,porque no, dejarse querer por una mujer … en ese preciso momento la mirada de Raquel cambió, algo físico estaba empezando a suceder … era tan notorio el cambio brusco que Lily (la aeromoza) interpretó que era una señal parecida al rechazo y se dirigió rápidamente a entregar el siguiente snack a un hombre joven de espíritu viejo, cosa que a Lily no le interesaba.
El bombeo violento, acelerado y desproporcionado de su corazón marcaba el inicio de un trance sin escape para Raquel, las manos sudadas, la sensación de un mareo muy parecido a un umbral de desmayo y una suerte de despersonalización por momentos, o de muerte, o de perder el control hasta la psicosis la invadieron, trató de acomodarse de otra forma en su asiento, pero el proceso seguía su curso, no era tarea fácil detenerlo … pensó en todo momento que ese era su final … a 10,000 pies de altura y a 900 kilómetros por hora en velocidad crucero y con el recuerdo de la mirada de Lily, pensó que así de simple sería su final … se puso de pie … Lily tuvo que decirle que se siente … Raquel no podía hablar, eso se sumó a sus síntomas, el aire acondicionado del avión empezó a causarle extraños ahogos … esto era de terror!, su mente no podía entender las reacciones de su cuerpo, se preguntaba por momentos: “Pero si estoy sentada, tranquila y pensando en las nubes de algodón que me muestra mi ventana, porqué estoy sintiendo esto? estoy teniendo un infarto? , algo en mi organismo está reaccionando por algún alimento del snack? Habrá sido el maní, y hasta hoy no lo sabía?” … el pánico ya la había invadido … luego de 5 interminables minutos las sensaciones corporales empezaron a desdibujarse, a atenuarse … abrió los ojos de par en par y era como si se hubiera despertado de una pesadilla, se sentía extraña y no quería sentirse así, quería tener nuevamente el control … se puso de pie y se dio cuenta que podía caminar sin dificultad, mientras caminaba por la cabina podía escuchar su voz por dentro, y además sabía quién era … llegó donde las aeromozas suelen estar (para calentar los alimentos y de paso conversar sobre a qué piloto se cogieron o cogerán este mes, y si era casado mejor…volar siempre era una situación de riesgo y ellas habían nacido para el riesgo) …
Raquel llegó a esa “cueva” privada y prohibida … saludó con un gesto a las otras aeromozas pero apuntó su mirada a Lily y le dijo: “Perdóname …” y la besó … Lily asombrada le correspondió el beso. En ese instante Raquel empezó a sentir nuevamente el bombeo, los mareos, el sudor (ahora frío), aquella primera vez no tenía información que los ataques de pánico son como los terremotos, es decir que después de producido uno luego vienen las réplicas que pueden implicar menos intensidad pero que igual se sienten…ella estaba siendo testigo en primera fila de todo este cuadro. Lily la miró y le dijo: “Estás bien?” Raquel le dijo en tono muy bajo: “No”.
Pasada “la réplica” le contó todo lo ocurrido, Lily la escuchó con mucha atención y preocupación y le dijo puedes quedarte aquí el tiempo que necesites, acto seguido abrió su cartera y le dijo: “Llámalo a penas aterricemos”
Era una tarjeta con el nombre y teléfono de Reynaldo.

Escrito: Ps. Giancarlo P. Cordiglia Hernández

Arte: Rocío Beuzeville

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: